EL DÍA DEL POETA PERUANO

Sin lugar a dudas, la poesía es uno de los géneros literarios más consumidos y prolíficos de nuestra literatura nacional, misma que cuenta entre sus filas a los más grandes representantes de este género. Es así que la semana pasada se celebró el día del poeta peruano. A causa de la cuarentena y al encierro obligatorio que esta conlleva, muchas personas han retomado el agradable hábito de leer

Desde el año 1985, cada 15 de abril se conmemora esta efeméride que coincide con la fecha del fallecimiento del máximo representante de la poesía nacional, el “peruano universal”, César Vallejo. Se decidió, en ese entonces, fundar también, por decreto legislativo, la Casa del Poeta Peruano, con sede en la ciudad de Trujillo, cuya función es la de apoyar en el desarrollo y difusión de las obras compuestas por todo tipo de autores peruanos.

“Desde el año 1985, cada 15 de abril se conmemora esta efeméride que coincide con la fecha del fallecimiento del máximo representante de la poesía nacional, el “peruano universal”, César Vallejo.”

Si bien es cierto que en el último par de décadas la tecnología ha hecho que la lectura se relegue a un segundo plano, las ferias de libros siguen teniendo un cierto grado de éxito, y son un lugar de encuentro y descubrimiento, sobre todo para aquellas personas que aún gustan del olor a libro nuevo. Y, gracias a estas iniciativas, muchos jóvenes autores buscan hacerse conocidos con sus publicaciones, alimentando así el repertorio literario de nuestro país.

Es así que, en honor a aquellos grandes escritores a quienes homenajeamos en estas fechas, recomendamos a nuestros lectores algunas obras que consideramos son infaltables en toda biblioteca personal. Presten mucha atención:

  • “Trilce”, obra cumbre del inmortal César Vallejo.
  • “Escrito a ciegas” del gran vanguardista, Martín Adán.
  • “El huso de la palabra” del imprescindible José Watanabe.
  • “Una esperanza i el mar”, de la primera poetisa peruana, Magda Portal.

Estos autores, si bien son los más representativos de la poesía nacional, no son, ni de lejos, los únicos. Antonio Cisneros, Blanca Varela, Javier Heraud, Carlos Germán Belli, entre muchos otros, son algunos de los más reconocidos autores y representantes de la poesía peruana. Un género literario que ha demostrado que, en nuestro país, al menos para escribir, talento hay de sobra.

LAS AFP Y LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL NO SABER

Una de las iniciativas que más polémica ha causado estos últimos días es la del retiro efectivo de los fondos de las AFP. Si bien la idea de subsidiar con 380 nuevos soles a familias vulnerables es loable, no termina de convencer a la mayoría de ciudadanos, ya que su ejecución ha presentado muchas irregularidades (algunas con sabor a corrupción) y ha sido criticada por propios y extraños. Entra el Congreso de la República que, en un nuevo esfuerzo por aliviar la presión social y económica de la población, habría aprobado el retiro de hasta el 25% de los fondos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Esta iniciativa, por supuesto, está a la espera de la aprobación del Ejecutivo.

“Sí, la gente va a apostar el futuro de sus fondos de pensiones en una movida arriesgada, porque la situación lo amerita.”

Esta medida se tomó con la intención de ayudar a la ciudadanía a recuperarse del efecto negativo que la situación de emergencia ha provocado en el bolsillo de todos nosotros. Sin embargo, esta iniciativa no es tan popular para muchos. No inspira mucha confianza que el mismo congreso no esté convencido de la decisión que ha tomado, ya que considera que “no es el momento adecuado” para implementarla (según el señor Manuel Merino de Lama, presidente de dicha institución) y la CONFIEP, oh sorpresa, de plano rechaza la medida, aduciendo que esta va a ocasionar más problemas para la economía de los que va a resolver. La interrogante es ¿la economía de quién?

Obviamente, de las AFP ni hablar. Los argumentos varían, pero siempre rondan alrededor de la misma premisa: el retiro del 25% de los fondos no va a ayudar a quienes más lo necesitan, sino que causará un desbalance económico que se verá reflejado en millones de pérdidas para los aportadores. Eso suena (de forma preocupante) a amenaza. La pregunta, entonces, cae por su propio peso: ¿Para qué aportamos a las AFP, si no podemos disponer de nuestro dinero cuando más lo necesitamos?

…”La CONFIEP, oh sorpresa, de plano rechaza la medida, aduciendo que esta va a ocasionar más problemas para la economía de los que va a resolver. La interrogante es ¿la economía de quién?”…

Desafortunadamente, seguimos sin saber la respuesta. Y seguiremos sin saberla, hasta que el Ejecutivo nos diga, exactamente, cómo vamos a resolver este problema. Sí, la medida ya está sobre la mesa de negociaciones. Sí, la gente va a apostar el futuro de sus fondos de pensiones en una movida arriesgada, porque la situación lo amerita. Sí, nadie está seguro de cómo manejan las AFP nuestros fondos (aunque muchos dicen que sobrado podremos disfrutar de nuestras pensiones, si vivimos hasta los 110 años). Y sí, no tenemos muchas alternativas tampoco. Al fin y al cabo, una emergencia es una circunstancia de vida o muerte, y no es que se pueda vivir sin dinero, más aún en estos días tan aciagos.

Quiero creer, en tal caso, que la medida va a representar un beneficio en vez de un mal. Tengo la esperanza que las grandes empresas no verán esto como un ataque directo a sus cofres, y no actúen como si la ciudadanía o el gobierno estuvieran en su contra. En resumidas cuentas, si el peruano de a pie no tiene dinero para gastar, las empresas no van a poder salir adelante por su propia cuenta por mucho tiempo. La idea de que haya dinero fluyendo debería ser aplaudida por todos, ya que dinero moviéndose, es dinero que crece y dinero que (esperemos) se distribuya.

“… Muchos dicen que sobrado podremos disfrutar de nuestras pensiones, si vivimos hasta los 110 años…”

Dicho lo anterior, mi recomendación es la de retirar la cantidad que sea necesaria, y no más. La idea es pasar la ola que tenemos en frente, pero no derrochar lo poco que nos queda por temor a que no haya un mañana. No es el fin del mundo, y de peores situaciones hemos salido. Eso sí, voy a hacer una nota mental de guardar siempre un poco de dinero debajo del colchón. No será mucho, pero al menos voy a tener la certeza de saber que lo tengo ahí para cuando lo necesite, sin preocuparme por tener que hacer interminables colas y engorrosos trámites para acceder a él. Solo el tiempo nos dirá si tomamos la decisión correcta, o si tendremos que trabajar hasta los 85 años.

LA REDACCIÓN EN LOS TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

Dada la coyuntura actual que nos ha tocado vivir y al forzoso encierro que debemos cumplir por nuestra seguridad, las plataformas digitales se han convertido en una vitrina de expresión y comunicación más masiva de lo que solían ser antes. La necesidad de dar nuestra opinión y de expresar nuestras dudas, intereses, interrogantes e ideas ha hecho que comunicarnos digitalmente sea la alternativa más eficiente que tenemos al alcance de nuestras manos.

La redacción digital es un proceso creativo textual diseñado para ser utilizado eficientemente en plataformas digitales (páginas web, blogs, redes sociales, portales digitales, etcétera) con la finalidad de transmitir una idea o hacer un llamado a la acción del público esperando una determinada respuesta de este, ya sea comprar un producto, llenar un formulario para alimentar una base de datos u obtener información a través de una encuesta en línea.

Escribir para una plataforma digital es diferente que escribir para otras formas de presentación textual. Para empezar, las plataformas digitales son audiovisuales en su mayoría, lo que implica que el texto debe estar acompañado, por lo menos, de imágenes que complementen el contenido presentado. Asimismo, el lenguaje que se utiliza es diferente, ya que este busca tener el mayor alcance posible, de forma tal que debe ser sencillo, llamativo y conciso. Los textos largos son aburridos y el lector promedio no pierde su tiempo leyendo más de lo que cree necesario, más aún si el tema le parece complicado o ajeno.

Dicho lo anterior, los pasos para realizar una buena redacción digital no son complicados, y pueden resumirse en cinco puntos clave a tomar en consideración.

  • Piensa en un título atractivo

El tema que toques debe ser interesante, y el título de tu redacción debe reflejarlo. Busca siempre un título llamativo que te permita captar la atención de tu público objetivo.

  • Utiliza palabras simples

El lenguaje es muy rico y variado, pero no siempre es efectivo. Un lenguaje directo, sencillo y sin palabras rebuscadas es ideal para transmitir tu idea de forma efectiva. Si el mensaje se ve complicado por el lenguaje que usas, tu púbico puede no entenderte o simplemente no prestarte atención.

  • Recurre al uso de sinónimos cada vez que puedas

Evita el uso constante de las mismas palabras una y otra vez. Si bien tu lenguaje debe ser sencillo, no permitas que se vuelva repetitivo y monótono. Utiliza sinónimos y términos equivalentes para cuando tengas que repetir alguna palabra.

  • Haz listas cada vez que puedas

Al motor de búsqueda de Google le gustan las listas, y suele posicionarlas mejor en el listado de alternativas de búsqueda. Si te interesa ubicarte orgánicamente para que te encuentren más fácilmente, hacer pequeñas listas siempre ayuda.

  • Sé breve y directo

Ve al grano. Di lo que tengas que decir de forma directa y lo más breve posible. La gente no tiene mucho tiempo para leer, y si han optado por consumir tu contenido, es porque realmente están interesados en lo que tienes que decir. No espantes a tu público con palabrería innecesaria. Respeta su tiempo y aprovecha el tuyo.

Es así que, sin mediar mayor esfuerzo, escribir para tus plataformas digitales es un proceso sencillo y práctico, siempre y cuando le pongas ganas y sigas estos pequeños lineamientos. Al principio puede ser complicado, pero la práctica y la perseverancia te pueden llevar muy lejos. No te desanimes, y siempre busca nuevas y entretenidas formas de contar lo que tienes en la cabeza.

¡Buena suerte!